Llámenos: 922 235 514 demo  |  

Whatsapp: 615 324 307 demo

demo

Está aquí: InicioNoticiasLa cirugía íntima está cada vez más de auge: estos son sus principales procedimientos

Solicite una cita

 
Miembro de SECPRE

Miembro de SETGRA

La cirugía íntima está cada vez más de auge: estos son sus principales procedimientos

Cuando se trata de nuestro propio aspecto la mayoría solemos ser duros y críticos. Ni hombres ni mujeres estamos del todo conformes con nuestro cuerpo y la zona genital tampoco se libra... En la intimidad, las inseguridades se hacen más presentes y causan más problemas de relación y de autoestima.

En este sentido, la cirugía genital se basa en distintos procedimientos indicados para mejorar la funcionalidad y la estética de los órganos sexuales. ¿La finalidad? Eliminar los complejos y retomar una vida sexual plena y placentera, por lo que se ha convertido en una de las ramas más demandadas de la cirugía estética y reparadora. 

1. LABIOPLASTIA
Se trata del procedimiento más realizado y tiene una tasa de satisfacción superior al 90%. La intervención pasa por reducir los labios internos de los genitales femeninos y puede realizarse bajo anestesia local. Las mujeres optan a este tipo de cirugía por varias razones, entre las que se incluye el dolor de torsión o durante las relaciones sexuales, picor e irritación, o autoconciencia.

La intervención se lleva a cabo extirpando el exceso de tejido y remodelando los labios menores. En cuanto al tiempo de recuperación, éste suele ser de una semana y se puede reanudar la vida sexual y el uso de tampones entre cuatro y seis semanas después.

2. REJUVENECIMIENTO DE LABIOS MAYORES
En este caso, los labios mayores de los genitales femeninos son demasiado grandes, lo que provoca un descolgamiento de la piel. Para corregirlo, se puede transferir un injerto de grasa de otra área del cuerpo de la mujer, por ejemplo, tras una liposucción.

3. VAGINOPLASTIA
Después del parto, las mujeres pueden experimentar cierta laxitud vaginal, a veces hasta el punto de sufrir una disfunción sexual. Para paliarlo, la vaginoplastia junta los músculos al mismo tiempo que retira la piel que sobra. La recuperación suele ser de una semana, aunque no se puede practicar el coito ni utilizar tampones durante dos meses.

4. REJUVENECIMIENTO DEL PUBIS
Algunas mujeres tienden a acumular un exceso de piel y de grasa en la parte superior del pubis, conocida como “monte de Venus”. En este caso, la intervención reduce el tejido adicional y elimina la grasa sobrante. Eso sí, dependiendo de la cantidad eliminada, la anestesia será local o general.